Espacio y condiciones para practicar Yoga

Espacio

El lugar donde vayas a practicar debe ser preferiblemente silencioso, bien limpio, bien ventilado, sin animales ni personas moviéndose alrededor. Un lugar donde puedas aislarte en calma. Puede ser al exterior o interior. Apaga el teléfono. La música está bien pero el silencio es importante y deberías ser capaz de practicar también sin necesidad de música.

Condiciones

¿Quién puede hacer Yoga?

Puede hacer Yoga toda persona que pueda respirar.

¿Hay que ser flexible?

Ser flexible es una consecuencia del Yoga, no un requisito.

¿Hay que estar en forma?

No debería ser necesario. Depende del profesor al que acudas, en la mayoría de casos se puede adaptar el ritmo y la intensidad a todas las condiciones físicas, pero deberías consultar con tu profesor antes de comenzar las clases por si acaso, ya que sí que existen algunos estilos o grupos que van a un ritmo intenso.

Hay una cosa importante, no comer por lo menos dos horas antes de la práctica de Yoga. no sólo es incómodo en las posturas sino que la digestión dificulta muchísimo la concentración. Tampoco es recomendable practicar Yoga si estamos muy cansados o en estados de crisis.

Imprescindible cuidar la higiene. En practicantes experimentados es una buena idea además de estar bien limpios por fuera, limpiar por dentro (realizar gárgaras, Uddiyana Bandha, Jala Neti, Kapalabhati…) antes de la práctica.

La condición más importante para practicar Yoga es la actitud. Una actitud de autobservación y curiosidad, darle una oportunidad a las indicaciones y tratar de ejecutarlas con sinceridad sin autoengañarte. Mucha gente practica Yoga de una forma superficial, evitando tener que “enfrentarse” a su mundo interior, evitando la concentración a toda costa. No caer en esa actitud floja es lo realmente importante. No intentar que pase el tiempo rápido y con el menor esfuerzo mental posible. Una vez que se está dentro de la práctica, hacerla. Dejar de alimentar la rueda habitual de pensamientos y lograr enfocar tu mente hacia lo que estás haciendo. Respeta el silencio exterior e interior.

En caso de sufrir alguna enfermedad, operación reciente, limitaciones, embarazo etc. se debe consultar con el médico antes de comenzar con la práctica de posturas, consultar después también con tu profesor. Cuantos más datos disponga tu profesor mejor podrá adaptar la práctica a tus condiciones.

No forzar. El trabajo en clase de Yoga es de atención, aún siendo Yoga físico el objetivo no debería ser sudar o doblarse espectacularmente. Las posturas se deben practicar de tal modo que se puedan disfrutar y que sea posible respirar cómoda y lentamente en cada una de ellas. Aún así en algunas asanas te sientes inevitablemente incómodo pero es importante no aumentar esa tensión ya acumulada. Ajusta la intensidad y el tiempo de permanencia en las posturas acorde a tus condiciones físicas y energéticas. Siempre se anima a ir poco a poco, pero eso no suele apetecer, la tendencia general es a forzar. Te animo a disfrutar, a disfrutar de respirar las posturas con suavidad.

No es recomendable practicar cansados y si se comienza a temblar en las posturas por cansancio, paramos un poco. El Yoga es una práctica totalmente personal, el profesor indica unas instrucciones pero no es obligatorio seguirlas. Puedes parar para respirar, hacer contra-posturas que te pida el cuerpo o si lo necesitas incluso tumbarte. Lo importante es mantenerse bien conectado con uno mismo.


No hace más Yoga el que más se dobla sino el que más presente está.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar